POLÍTICA

José Raúl Mulino Propone una Asamblea Constituyente para Reformar el Estado Panameño

José Raúl Mulino Propone una Asamblea Constituyente para Reformar el Estado Panameño

En un movimiento audaz destinado a abordar los desafíos del actual sistema político en Panamá, el candidato presidencial José Raúl Mulino ha propuesto la instalación de una Asamblea Constituyente. Esta propuesta, diseñada para reformar un Estado que muchos consideran fallido, busca establecer un marco constitucional más sólido y adaptado a las necesidades del país en el siglo XXI.

Mulino, quien lidera la coalición Realizando Metas y Alianza, ha delineado su visión de convocar a esta Asamblea Constituyente durante los primeros meses de su mandato, en caso de resultar electo en las próximas elecciones programadas para el 5 de mayo. En una entrevista con el periódico La Estrella de Panamá, el candidato explicó que este proceso se asemejaría al llevado a cabo en 1946, cuando se eligió una asamblea nacional constituyente con mandato popular para redactar una nueva constitución.

Una de las características innovadoras de esta propuesta es la exclusión de los actuales diputados como posibles constituyentes. Mulino ha destacado que este cambio audaz es fundamental para garantizar la independencia y la inclusividad del proceso. Además, enfatizó que esta es la única forma de llevar a cabo una reforma democrática de manera pacífica y participativa.

La propuesta de Mulino llega en un momento crucial para la política panameña, con la sombra de la corrupción y la inestabilidad económica proyectándose sobre el panorama electoral. Anteriormente, Mulino había sido compañero de fórmula del exmandatario Ricardo Martinelli, quien se vio envuelto en escándalos de corrupción y actualmente se encuentra cumpliendo una condena por lavado de dinero.

(También Puedes Vender: Donatón por los animales).

Sin embargo, desde que Martinelli fue reemplazado en la carrera presidencial por Mulino en marzo, el enfoque de la campaña ha cambiado hacia propuestas de reforma y cambio estructural. La propuesta de una Asamblea Constituyente representa un paso radical hacia la revitalización del sistema político panameño.

La candidatura de Mulino, sin embargo, enfrenta obstáculos legales pendientes. La Corte Suprema de Justicia está evaluando la posibilidad de declarar inconstitucional el Acuerdo de Sala del Tribunal Electoral que lo habilitó como candidato presidencial. Estos desafíos legales podrían influir significativamente en el resultado de las elecciones y en la viabilidad de la propuesta de una Asamblea Constituyente.

Además de su propuesta de una Asamblea Constituyente, Mulino ha delineado una serie de iniciativas destinadas a abordar los desafíos más apremiantes que enfrenta Panamá. En cuanto a la crisis financiera de la Caja de Seguro Social, Mulino ha subrayado la necesidad de que el Estado realice aportes significativos y restruture el sistema para que sea más coherente con las necesidades de la población.

En términos de generación de empleo, Mulino ha destacado la importancia de proyectos de infraestructura como la expansión del tren desde la ciudad capital hasta David, en la provincia de Chiriquí, así como la expansión del Metro y la mejora de la red vial. Estas iniciativas no solo crearían empleo, sino que también mejorarían la conectividad y el desarrollo económico en todo el país.

En el ámbito de la seguridad, Mulino ha enfatizado la necesidad de fortalecer las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley, incluida la Policía Nacional, migración, el servicio nacional de fronteras y aeronaval. Su objetivo es restaurar la confianza y la integridad en estas instituciones, lo que, según él, es fundamental para garantizar la estabilidad y el desarrollo a largo plazo.

En lo que respecta al combate a la corrupción, Mulino ha abogado por cambios en la Contraloría General de la República y la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información. Además, ha propuesto auditorías más estrictas para los funcionarios públicos como parte de un esfuerzo integral para promover la transparencia y la rendición de cuentas en el gobierno.

El 5 de mayo, más de tres millones de panameños tendrán la oportunidad de decidir el futuro de su país en las urnas. Además de elegir al nuevo presidente y vicepresidente, también votarán por diputados al Parlamento Centroamericano, diputados a la Asamblea Nacional, alcaldes, representantes de corregimiento y concejales. Estas elecciones marcarán un nuevo capítulo en la historia política de Panamá, con la propuesta de una Asamblea Constituyente como una de las principales opciones para el cambio y la reforma

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba